sábado, 7 de marzo de 2009

Noventa y ocho años después.

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora nace en 1911, como una propuesta de la dirigente comunista alemana Clara Zetkin, alzando como principales reivindicaciones, el derecho al voto de la mujer, contra la discriminación laboral, contra la sobre explotación capitalista de mujeres y niños.


Esta fecha de lucha iniciada por una asamblea de mujeres trabajadoras y revolucionarias reunidas en Copenhague, tiene plena vigencia casi cien años después. Pasado casi un siglo, las mujeres tienen derecho al voto igual que el hombre, pero es un derecho sometido a la manipulación de la mafiocracia, votos sin democracia. Ni hablar de la rampante discriminación laboral.


En esta sociedad la mujer trabajadora es victima de una doble explotación, por una parte, esta sometida a la opresión socio-cultural de la sociedad patriarcal, que fija raseros distintos para evaluar comportamientos de hombres y mujeres, algunas cosas son permitidas a unos, prohibidas a otros y otras, aquel que infrinja estos usos sociales, será condenado y señalado por el conjunto de la sociedad.


Por otra parte, esta la explotación de un sistema económico que considera a hombres y mujeres como una mercancía más, interesado sólo en usarlos como medios para generar riqueza privada y en este macabro esquema, mujeres e infantes son el eslabón más débil de la cadena.


Frente a esta actualidad, se impone el fortalecimiento de un feminismo combativo y clasista, que haga resistencia al pensamiento social hegemónico que reconoce a la mujer como una mercancía más, sujeta a la compra venta capitalista. Es hora de que un feminismo de este nuevo tipo, rompa marras con aquel surgido de las oligarquías, basado en términos meramente decorativos, gramaticales, caritativos o alienantes, que en muchas ocasiones sólo cumplen la función de profundizar el problema.


En este proceso libertador de la mujer, también se incluye la participación activa de los militantes hombres de las organizaciones sociales, gremiales, profesionales, de trabajadores y políticas, porque no sería consecuente plantear la transformación social y al mismo tiempo reproducir conductas heredadas del machismo.


En estos noventa y ocho años la mujer trabajadora ha logrado muchas conquistas producto de su lucha revolucionaria, pero las conquistas más importantes aún están por llegar, aún mujeres y hombres tenemos una sociedad nueva que conquistar y construir.


Juntos, codo a codo, frente a frente, mujeres y hombres luchando por la libertad política, social y económica de la clase trabajadora.

-LCR

Publicado en "La Estrella de Panamá."

1 comentario:

Dasa dijo...

En definitiva compa Luis, y compas lationoamericanas y latinoamericanos, la defensa de los más dignos derechos de las mujeres (de tipo politico, economico, pero aquellos propios del más cotidiano relacionamiento social) es una de las tareas más trascendentales a realizar en el proceso de nuestras revoluciones, sí compas REVOLUCIONES, estas que les damos vida en nustros espacios cotidianos de militancia, con nuestras y nuestros compas en las organizaciones, con la familia y amigos. Por tanto en los anteriores espacios debemos también luchar juntos por la emancipacion de la mujer en la dimension de clase al igual que en la dimension de género.