lunes, 8 de junio de 2009

Sangre en la Amazonia.

La lucha por la defensa del medio ambiente, es una lucha que ha sobrepasado la cuestión de la soberanía, de lo meramente local y empieza a cobrar una dimensión de sobrevivencia para toda la humanidad.


En atención al Tratado de Libre Comercio firmado entre Perú y Estados Unidos, el gobierno peruano se apresta a modificar su ordenamiento jurídico para la implementación del acuerdo.


Entre las normas modificadas esta una que abre a la comercialización privada –especialmente transnacionales- la explotación de los recursos naturales de la Amazonía, medida a la que los pueblos indígenas se han opuesto con firmeza, realizando movilizaciones, cierres de ruta y denuncia permanente de este atentado contra la tierra.


El viernes cinco de junio las fuerzas del orden atacaron uno de los cierres de ruta y el resultado preliminar arroja más de cincuenta muertos, un número indeterminado de heridos de bala, detenidos y desaparecidos. El presidente Allan García ha declarado que los indígenas no son ciudadanos de primera clase, que no pueden reclamar nada al resto de los peruanos.


¿Qué hubiese pasado si este incidente se da en Venezuela o Bolivia, en circunstancias iguales donde el evidente responsable es el Estado y su jefe de gobierno?


¿Dónde está la denuncia permanente y lacerante de los medios de comunicación del mundo libre?


¿Se pedirán sanciones contra el gobierno peruano por la violación de los Derechos Humanos?


¿Vargas Llosa retará a un debate a García para que se esclarezca este crimen?

LCR

VERSIÓN AMPLIADA DE ESTE ESCRITO EN DIARIO LA ESTRELLA DE PANAMÁ.

y

ENLACE RELACIONADO: PRENSA DE FRENTE.

2 comentarios:

Joao Q dijo...

Bueno el análisis, compa.
Hay que decirlealos gringos que se vayan a explotar sus recursos naturales, no los quieren tocar porque tienen que pagar un carajal de plata en impuestos! sin embargo vienen aqui a destruir nuestra diverisidad ecologica y a las comunidades que solo conocen ese habitat como su hogar.
Saludos.

LCR dijo...

Hay que destacar como en coyunturas como esta sale el racismo más puro y rancio de las oligarquías latinoamericanas y una importante cantidad de sus clases medias.

Sólo basta leerlos y verles para reafirmar que tenemos la razón.