viernes, 25 de enero de 2008

Video musical CENSURADO por el gobierno panameño

VIDEO “SU MADRE” de Dj Black –panameño-

Video CENSURADO por el gobierno panameño, aunque estos hablen de autorregulación y otras sutilezas de la democracias burguesas.

Todo panameño entiende la letras, para los compañer@s de otros países, antes de cada “… su madre”, va un buen insulto popular.

Con acciones como está, se les cae la careta a los politiqueros hipócritas. Saludos.

4 comentarios:

Samuel Antonio dijo...

Saludos Compañeros: Estoy de acuerdo con la protesta y critica social y popular en todas sus formas y expresiones. Con la cancion estoy de acuerdo con el contenido mas no con la forma. Como luchadores revolucionarios, estudiantes universitarios y profesionales creo sincera y objetivamente que debemos elevar el nivel de conciencia y lucha de nuestro pueblo. Si la cancion no tuviera dicha palabra vulgar fuera mejor, ya que muchas personas no asumen la critica contenida en ella y la escuchan por el mero hecho que dice una palabra vulgar. Como docente creo que la educacion no debe formar seres dociles y serviles al sistema, sino seres criticos y libres, pero no puedo fomentar o permitir el uso de palabras vulgares de una manera publica que atentan con la moral, la costumbre y el habito de la comunidad y de los ciudadanos decentes y correctos. Por ejemplo, en una aula de clases no puedo ni debo poner una cancion como esta para que escuchen los estudiantes.
Existen muchas canciones de protesta que no tienen palabras vulgares y son hasta mas criticas, profundas, intensas y firmes en sus argumentos y letras que esta. ¡Sin Luchas No Hay Victorias!
¡La Pelea es Peleando!
Samuel Prado Franco.

cristy dijo...

Definitivamente el uso de una palabra vulgar para expresar muchas de las situaciones por las que pasa el pais pareciera un poco ofensiva, pero más para aquellos que entre líneas se mencionan en su letra, como lo son: el gobierno, los politicos, distintos ministerios, entre otros.
Sin embargo, la música es un medio para expresarse libremente, y muy personalmente creo que cuando más algunos medios de comunicación deben ser censurados no se ejecuta realmente la ley, pero en este caso como los ofende directamente se lo han tomado muy en serio.
Digamos que es tiempo de reflexionar, entonces oigamos tantas de las plenas que se escuchan a diario, ¿Cuántas de ellas mencionan palabras vulgares? ¿Cuantás tienen doble sentido? ¿Cuantas hablan de muerte, bandas y comportamientos un tanto pervertidos? MUCHAS, POR NO DECIR TODAS. y Aunque no tiene que ver directamente, ¿Por qué no censuran tantas comicas y programas que a horas de la tarde y apenas entrada la noche tienen escenas no aptas para menores?
OBVIAMENTE COSAS COMO ESTA CANCIÓN EN ESTE PAIS OBTIENEN MUCHA ATENCIÓN, MIENTRAS QUE PARA OTRAS COSAS QUE AFECTAN EN UN GRADO MÁS ELEVADO A OTROS SECTORES...NO HAY NI INDICIOS DE ACCIÓN INMEDIATA.
Cristy Tello

LCR dijo...

1º Hay que ubicar la "vulgaridad" en su contexto social y cultural. Si bien es cierto que se aspira a elevar los niveles educativos del pueblo, también es cierto que no vamos a llegar a sus conciencias y sus sentimientos, con nuestros lenguajes elevados y técnicos. Allí es donde entra el carácter revolucionario de una vulgaridad, utilizada no para lumpenizar a un colectivo, sino para ayudarnos a ver juntos una realidad, que para todos no es evidente.

LCR dijo...

2º Estoy de acuerdo con Cristy en lo que respecta a la hipocresía gubernamental. Ellos en ningún momento se han preocupado sinceramente por velar por la elevación de los niveles culturales del pueblo. Hay decenas de canciones, eventos, programas televisivos, radiales o impresos, altamente perniciosos y que jamás han pasado por la regulación estatal. La prueba esta ante los ojos y oídos de cualquiera.
Está canción ha sido rápidamente ataca por el aparato estatal, porque en un lenguaje sencillo y popular, dice lo que cientos de otras no han dicho: que todos estos politiqueros criollos son de la misma calaña, tentáculos de la burguesía tienen el mismo propósito de mantener en la marginación a las mayorías. Ese es el motivo de la censura.